jueves, 2 de julio de 2009

Un delirio más --- Patético, pero bue...

A ver... ¿cómo plantear lo que estoy pensando?... Es muy simple, en realidad... es una especie de pensamiento, pero mezclado con reflexión y con un toque de orgullo, en el buen sentido, JUSTAMENTE por carecer del mismo a la hora de reconocer mis errores...je! Buen juego de palabras!

A esta altura, como que este blog se convirtió en una especie de Diario Íntimo/Público, por decirlo de alguna manera... Escribo más para ordenar ideas que para comunicar... Pero no es lo que me preocupa.
La cuestión es que me di cuenta de la cantidad de gente que, al no conocerte, cree cualquier cosa que le diga alguien que cree conocerte y dice lo que cree en lugar de lo que sabe, porque lo que sabe no es lo suficientemente "jugoso", quizás... O porque necesita victimizarse o todo lo contrario, en algunos casos... O simplemente porque piensa que lo que cree se acerca más a la realidad que lo que sabe... o porque realmente se cree que sabe...
Algunas personas también lo hacen siguiendo las clásicas líneas hitlerianas del "enemigo único", para acercarse a alguien apelando a los valores que supuestamente se suponen que comparten y que "el otro" está transgrediendo... "Divide y triunfarás", otro histórico concepto que puede definir una situación semejante, para evitar un acercamiento por intereses personales. En fin. Tengo una amiga que sabe mucho más de todo eso que yo, así que no me voy a poner a filosofar sobre estrategias psicológicas que no conozco a fondo...
Como siempre, sigo buscando explicaciones y justificaciones. Miro, pienso y analizo a cada una de las personas que alguna vez me hizo creer algo de otra (y me la comí como las mejores, por cierto!), buscando una intención en esas palabras... También miro, pienso y analizo las ocasiones en que yo misma puedo haberlo hecho y las razones que me llevaron a hacerlo... no son de las más lindas, tengo que asumirlo. Pero lo estúpido, sin lugar a dudas, es cuando lo hacés por repetir algo que te dijeron, creyendo que esa persona tiene fundamentos para decirlo o, simplemente, porque se "amolda" a lo que ves o te demuestra el "injuriado" (por catalogarlo de alguna manera).

Por otra parte, también miro, pienso y analizo, las veces que estuve del otro lado. Las veces que me creí lo que me dijeron de alguien, más por miedo o vagancia que por razones sustanciales, y me alejé sin siquiera esforzarme por tratar de comprobarlo por mí misma... ¡Las oportunidades que debo haber perdido de conocer gente que podría, a lo mejor, haber aportado algo interesante a mi vida!... Y los/las amigos/as que gané cuando hice lo contrario...

Lo más difícil es asumirlo, después de haber actuado de determinada manera, creo. Dejar de lado el orgullo y decir "mirá, loco/a, me equivoqué con vos. Disculpáme porque te pre juzgué en función de algo que me dijeron y me comí como un gil"... Nada fácil (y tengo testigos que pueden explicar de manera MUY gráfica, lo boluda que parezco en esas situaciones... o soy... no sé... bue).
¿Detonantes de este delirio de hoy? Varios... darme cuenta del viaje que me comí por no preguntar y que, afortunadamente, pude revertir... darme cuenta del viaje que se comieron conmigo, por no preguntar, y que, afortunadamente, se pudo revertir...
No se puede juzgar a alguien por experiencias, palabras o creencias de terceros... "Cada relación (de cualquier clase) es un mundo", frase hecha si las hay, pero no encuentro ninguna más aplicable...